Skip to main content

Gobierno destaca acciones en el combate a la desnutrición y la obesidad

Gobierno destaca acciones en el combate a la desnutrición y la obesidad

El Gobierno de Honduras destacó los logros obtenidos a través de los programas de Merienda Escolar, Criando con Amor y Honduras Actívate para el combate a la desnutrición y problemas de obesidad entre la población hondureña.

La primera dama, Ana García de Hernández, participó en representación del presidente Juan Orlando Hernández en la presentación del estudio "El costo de la doble carga de la malnutrición: impacto social y económico en Honduras", presentado por el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) con el Gobierno de Honduras.

"Agradecemos el apoyo que durante muchos años PMA le ha dado a Honduras; particularmente, hemos participado en los programas de merienda escolar, donde he visto su dedicación y esfuerzo por llegar hasta el último rincón de nuestro país en conjunto con el Gobierno para apoyar a cada niño que asiste a un centro educativo, principalmente en el Corredor Seco", dijo la primera dama.

La esposa del presidente Hernández expresó que pensar en la doble carga sobre la malnutrición y el impacto social que causa son problemas que realmente afectan la vida de nuestra población.

"Muchas veces hablamos de nutrición y nos enfocamos únicamente en una de las caras de la moneda; debemos ver la otra cara, la malnutrición, qué significa desnutrición y también obesidad, que son enfermedades que conllevan este tipo de circunstancias", agregó García de Hernández.

La primera dama aseguró que como Gobierno se han hecho esfuerzos importantes y redoblado acciones en lo que tiene que ver con alimentación sana y estilos de vida saludables a través de programas como Criando con Amor, orientados a mejorar la calidad de vida desde la primera infancia (de 0 a 6 años de edad).

También recalcó la entrega de suplementos alimenticios durante la pandemia de la COVID-19 para atender a niños menores de cinco años en zonas de bajos recursos que se encuentran en situación de desnutrición aguda o con discapacidad física.

García de Hernández indicó que desde 2015 el Gobierno hondureño impulsa el programa Honduras Actívate para que la población adopte prácticas deportivas y de alimentación saludables.

"Ahora, durante la pandemia, queremos impulsar el programa Reactívate para personas que han padecido la enfermedad de la COVID-19 y puedan tener consejos para rehabilitarse, y a la vez puedan combatir las enfermedades no transmisibles como la diabetes y la hipertensión arterial", agregó.

La primera dama, aprovechando la oportunidad, felicitó al PMA por el premio Nobel de la Paz 2020: "Son la organización humanitaria más grande del mundo, que salva vidas y asiste en las emergencias para construir un camino hacia la paz y la prosperidad", puntualizó.

En la presentación del estudio también participaron la Secretaría de Salud y la Secretaría de Coordinación General de Gobierno/Unidad Técnica de Seguridad Alimentaria (UTSAN), y el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (INCAP).

Datos del informe:

El estudio presenta los principales costos económicos y sociales que dejó la doble carga en la salud, la educación y la productividad en el año 2017.

De las pérdidas por la doble carga de la malnutrición, un 85% es atribuible a la desnutrición y el 15% restante al sobrepeso y la obesidad.

Los costos económicos por la desnutrición ascendieron en el 2017 a más de 2.000 millones de dólares. Entretanto, el costo que genera para el sistema de salud y para las familias hondureñas se estimó en 36 millones de dólares.

En la educación, el costo por cada repitencia para el sistema de educación fue de unos 640 dólares anualmente y para cada familia más de 50 dólares.

En cuanto al sobrepeso y la obesidad, el costo total para el sistema público de salud y para las familias en 2017, debido a la carga de enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión, ascendió a 283 millones de dólares.

Igualmente, los costos por pérdida de productividad potencial debido al ausentismo laboral ligado a la carga de enfermedad y muertes prematuras asociadas a la obesidad alcanzaron 53 millones de dólares.

Otras participaciones:

"La desnutrición, el sobrepeso y la obesidad son dos caras de la malnutrición que representan un obstáculo para que individuos, familias y comunidades alcancen su óptimo desarrollo," dijo Miguel Barreto, director regional para América Latina y el Caribe del PMA.

"Ante la doble carga de la malnutrición y su impacto negativo sobre la productividad y el crecimiento económico, es crucial redoblar esfuerzos en la lucha contra la desnutrición y promover el acceso a alimentación sana y a estilos de vida saludables", señaló.

Por su parte, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, dijo que los resultados "dan cuenta de la forma en que la inseguridad alimentaria y nutricional en la región constituye una denegación de derechos para las personas y supone importantes costos económicos para el país, un indicador más de la ineficiencia de la desigualdad".

Ante la crisis actual, "es fundamental avanzar en pactos sociales y fiscales para implementar políticas públicas que garanticen derechos y niveles de bienestar a personas, en particular familias, en situación de pobreza extrema y de inseguridad alimentaria severa", agregó Bárcena.

Recomendaciones del estudio:

Entre las recomendaciones están aumentar la inversión en nutrición en la primera infancia, con mayor énfasis en los primeros 1.000 días de vida, y desarrollar estrategias para prevenir la alta mortalidad de hombres y mujeres adultos asociados al sobrepeso y obesidad.

También se recomienda generar información periódica y sostenida en Honduras para la oportuna toma de decisiones y el diseño de programas e intervenciones clave.

categoria
back to top